AIKIDO

 

El Aikido fue, durante largo tiempo, asimilado a un arte de defensa que utiliza la fuerza del atacante para derrotarlo.

En realidad el verdadero significado de la palabra Aikido es:

 

AI: la unión.

 

KI: la energía que nos anima al igual que todo el Universo.

 

DO: el camino que nos conduce a conocernos, a volvernos íntimos con nosotros mismos.

 

 

El Aikido es una Vía o camino espiritual, que nos conduce hacia el conocimiento de nosotros mismos, y permite así la unión de nuestra propia energía con la energía del Universo. 

O Sensei, Fundador del Aikido decía: “practicar el Aikido es ponerse de acuerdo con el Universo”.

Ha dicho también: “El Aikido desempolva el cuerpo y el espíritu”.

 

Siendo osteópata, la sensei Michèle Lasserre, pudo estudiar cómo los movimientos del Aikido, basados sobre la utilización del círculo y de la espiral, desbloquean las articulaciones, equilibran las tensiones musculares y permiten al cuerpo recobrar y conservar agilidad, libertad y armonía.

 

La práctica del zazen le permitió concientizar como la búsqueda de armonía con uno mismo y con el otro para realizar las técnicas, permite liberarnos de una cantidad de bloqueos y prejuicios inconscientes.

El Fundador dice que el Aikido es, ante todo, un cambio mental. No es una búsqueda de fuerza, dominación o reconocimiento. La verdadera fuerza en el Aikido es la fluidez, la no resistencia y la búsqueda de una verdadera armonía.

 

Entre los discípulos del Fundador, es la enseñanza del Maestro Kobayashi, discípulo directo del Fundador, que la sensei Lasserre trata de transmitir.

Que es el aikido?

 Texto de la Senseï Michèle Lasserre

Morehei Ueshiba (1883-1969)

El Maestro Ueshiba es el Fundador del Aikido. Lo nombramos por el título de O Sensei o Dai Sensei, es decir el gran Maestro.

En lugar de contar la historia de su vida, que cada uno puede encontrar fácilmente, preferimos transcribir algunas de sus palabras y enseñanzas. Así podrán percibir la esencia de la práctica en nuestra asociación.

 

“Olviden su intención y estarán así liberados en su acción”

“Dejen de actuar a partir de su yo cerrado y limitado”

“El Aikido es una forma que no tiene forma”

“La técnica de Aikido debe surgir (brotar) como un relámpago”

“Ningún pensamiento puede intervenir en nuestra acción”

“Utilicen siempre el círculo y la espiral como base de todos sus movimientos”

“El Aikido es la Vía de la armonía entre el ser humano y el Universo. Hace de nosotros seres integrados al Universo”

“La Vía de las armas no se puede explicar por escritos o palabras. Escapa al intelecto. En vez de hablar inútilmente, deben encontrar el Despertar”

Hirokazu Kobayashi (1929-1998)

El Maestro Hirokazu Kobayashi nace en 1929 y empieza a practicar el Aikido con el Fundador en 1946. Hasta el fallecimiento de O Sensei lo acompaña en sus viajes en todo el Japón.

Antes de encontrar el Fundador, el Maestro Kobayashi había practicado el Kendo, el Judo, el Boxeo y el Karate.

Un día alguien le dio una carta de recomendación para presentarse ante O Sensei. Lo primero que lo sorprendió fue el silencio que reinaba en el dojo. Luego fue cómo O Sensei podía lanzarlo en el aire con la más grande suavidad pero con una energía que lo hacía temblar de los pies hasta la cabeza.

 

Después de la muerte de O Sensei, empieza sus primeros viajes a Europa para dirigir seminarios y transmitir las enseñanzas de O Sensei.

 

El Aikido del Maestro Kobayashi alcanza una pureza y una eficiencia energética que pocos maestros transmiten. Podemos describir sus técnicas como potentes y precisas, moviendo el cuerpo lo menos posible fuera de la línea de ataque.

El punto fundamental del Aikido del Maestro Kobayashi es el meguri: la utilización de la espiral como medio para armonizar los contrarios (los antagonismos).

A lo largo de sus viajes, pudimos medir como sus técnicas se volvían poco a poco una expresión de la energía cósmica de la cual habla O Sensei.

 

“Cualquiera de nosotros que abre su alma puede sentir y disfrutar la belleza y la fuerza de la naturaleza.

La naturaleza como el Aikido son creados únicamente por su propia energía vital.

La naturaleza al igual que el Aikido es por esencia natural. No son el resultado de algo construido.

Por eso, si practico el Aikido, no tengo ideas egocéntricas. Mi alma se une con la naturaleza.

En ese instante “los Espíritus de la tierra” y yo mismo somos solo uno y todo se vuelve posible.”

 

Palabras del Maestro Kobayashi

Aikido Colombie 2015
Aïkido - Senseï Lasserre - Colombie 2018
Aikido Colombie 2018
  • Facebook
  • YouTube